Tiger Kingdom, una nueva visión

Os queremos hablar de nuestra experiencia en relación al Tiger Kingdom, el reino de los tigres en Chiang Mai, Tailandia y de cómo ha evolucionado nuestra opinión al respecto.
Realmente hace muy poquito que empezamos a entender qué es esto del turismo responsable (no sólo en el ámbito animal) y lo vamos a explicar a modo de PREPOST, PRE conocimiento y POST conocimiento.

Tenemos que decir que este post es uno de los que más nos ha costado escribir, no por el contenido en sí, sino por lo controvertido que puede ser este tema.

MONSTRAVEL Tiger Kingdom Tailandia

Antes de nada queremos decir que siempre hemos sido defensores de los animales en menor medida, sobre todo con los animales de compañía.
Hace años que no vamos a zoos pero si hemos ido, comemos carne, por lo que no somos ni vegetarianos ni veganos, no nos gustan los toros ni los encierros, pero si hemos montado a caballo en alguna ocasión.
Vamos, que no nos gusta ver sufrir a ningún animal y menos aún si es por el disfrute humano.
Supongo que dentro de esta descripción entra mucha gente, pero hemos querido avisar para que no se nos tache de algo que no hayamos dicho antes.

PRE conocimiento

¿Quién no ha querido alguna vez poder tocar un tigre? Seguramente todos habremos levantado la mano ante esa pregunta, y no sólo hablamos de tigres, nos referimos a cualquier animal ya sea tigre, león, elefante…
Nos informamos un poco por internet sobre las posibilidades que nos ofrecía Tailandia y llegamos a dos posibilidades: Tiger Temple y Tiger Kingdom.
Tiger Temple es el templo de los tigres dirigido por budistas y que ha sido noticia últimamente porque han logrado su cierre después de muchas denuncias.
En aquel entonces y sin tener ni idea del turismo responsable, ese centro ya nos olió mal. El hecho de que los tigres estuvieran encadenados ya nos decía algo y por eso nos decantamos por la otra opción. Podéis ver el reportaje de Frank Cuesta (Frank de la jungla) aquí, minuto 22’30”.

Tiger Kingdom parecía la mejor opción y por eso nos decidimos.
Allí los tigres no llevan cadenas, están bien cuidados, en recintos cerrados (que no jaulas), un cuidador entra contigo y puedes interactuar con los tigres de la edad que hayas elegido: cachorros, pequeños, medianos o grandes.

MONSTRAVEL Tiger Kingdom Tailandia
En nuestro caso elegimos a los pequeños y a los grandes, para tener el contraste de dimensiones.
Los pequeños son adorables, son como gatitos enormes con unas zarpas también enormes. Juegas un poco con ellos y te ríes de lo juguetones que son.
Los grandes digamos que han pasado de ser un lindo gatito a ser un cacho gato que da muchísimo respeto.
Los cuidadores te dan ideas para tener fotos originales (que todos los turistas tienen) como cogerle de la cola, estirarte a su lado, tocarle el lomo…
Me puse de rodillas detrás de una tigresa pero antes de hacer la foto se levantó, pasó por detrás de mi espalda y se fue.

MONSTRAVEL Tiger Kingdom Tailandia

En ese momento empecé a escuchar una música de película antigua y a ver muchas fotos de mi vida. En este preciso momento me dí cuenta que podía ser peligroso (antes de entrar en una jaula llena de tigres no, sólo en ese momento…).

POST conocimiento

Con el paso del tiempo y antes de asistir a la charla de FAADA en el #bcnTB3anys, el aniversario de la asociación Barcelona Travel Bloggers, empezamos a pensar un poco sobre el lugar y después de la charla ya lo vimos de otra manera. La verdad teníamos muchas ganas de asistir al aniversario porque este año trataba sobre el turismo responsable (no sólo en el ámbito animal) y del que ya haremos un post a modo de resumen.
Ahora somos capaces de ver un poco más allá de las apariencias, de intentar diferenciar de un centro que quiere ayudar a los animales de uno que quiere exclusivamente ganar dinero con ellos. Aquí tenéis la opinion de FAADA sobre Tiger Kingdom.

Como hemos dicho antes, había 4 edades/tamaños: cachorros, pequeños, medianos y grandes pero, y los mayores?
No había tigres mayores de edad, viejitos a los que cuidar. No sabemos lo que harán con ellos, pero lo más seguro es que los vendan a los zoos.
Esperemos que no hagan con ellos lo que Tiger Temple, donde hacían atrocidades hasta con los cachorros…

Aquí entra el tema cultural… Allí se usan partes del tigre para muchos productos, santería y demás. Aquí comemos conejo, en la India las vacas son sagradas… Hasta que punto nos tenemos que escandalizar porque en Tailandia se use sangre de tigre? Suponemos que el límite está en el tráfico ilegal de animales (o de sus partes) y sobretodo de los animales en peligro de extinción.

Cierto es que los tigres los van cambiando. No están todo el día los mismos tigres a disposición del turista, tienen “descansos”, o eso es lo que nos dieron a entender. Al estar separados por edades claro, están separados de la madre desde que nacen, para que se vayan acostumbrando a los turistas, o eso es lo que nos dieron a entender.
Antes de ir oímos que los tigres no estaban drogados, lo que hacían era sobrealimentarlos. Y es verdad que los tigres grandes estaban cebados y de vez en cuando les iban dando carne pinchada en un palo. No se les veían heridas de cadenas y el aspecto era muy bueno la verdad, pero no sabemos hasta qué punto los tigres no usan el instinto animal por estar “llenos”.

MONSTRAVEL Tiger Kingdom Tailandia

Cualquiera estaría hasta las narices de que los turistas le tocaran la cola sin parar para hacerse fotos, no? (aunque eso llevado a los humanos queda un poco raro)
Estos dos motivos, que están sobrealimentados y que están acostumbrados al ser humano, son los dos hechos que defiende el centro de cara al turista.

Nosotros no somos absolutamente nadie para decir que hagáis o dejéis de hacer nada, pero esperamos que esto sirva para haceros pensar un poquito más y que si de verdad queréis ayudar a los animales, busquéis muy bien dónde porque es muy difícil encontrar uno fiable… Más de lo que creéis.

Nada más por el momento así que… Nos vemos!

6 pensamientos en “Tiger Kingdom, una nueva visión

  1. Bona reflexió Monstruets! 😉

    No sou ni els primers ni sereu els últims que fan una visita algún centre d’aquests perque hi ha molta gent viu d’això i als propis governs els interesa que segueixin oberts. Amb una mica de sort i concienciant cada vegada més a la gent, deixaran d’existir algún dia aquestes ‘atraccions turístiques’

    • Si, todos podemos caer alguna vez si no somos consciente de ello. Lo importante es poco a poco ir dándose cuenta de como funcionan realmente las cosas 🙂

  2. Buena reflexión! Y aún más, creo que todo viajero en sus viajes (sean cortos o largos) hace turistadas y turismo irresponsable en menor o mayor medida en algún momento (nosotros también hemos caído en ello), ya sea con animales, personas o lugares. La experiencia nos hace más sabios y hace que evitemos tanto como podamos estos errores 🙂

    • Totalmente cierto. TODOS en algún momento hemos pecado, lo importante es saber que has pecado. Y una vez lo sabes tienes dos opciones: o aceptarlo y cambiarlo o ignorarlo. Siempre hay nuevas oportunidades para ver si has escogido un camino o otro 🙂

Deja un comentario 😁